ESCALAS CONDUCTUALES

ESCALAS CONDUCTUALES

Las escalas conductuales parecen muy sencillas, pero nada más lejos de la realidad. Les podemos aplicar la afirmación “lo bueno y breve 2 veces bueno”, y también precisas y con contenidos congruentes entre ellas y un modelo de funcionamiento humano. 

Le preguntamos a la “inteligencia artificial” y ¡te escribe los ítems de la escala!. ¿te fías? Nosotros lo usamos como información de lo que se escribe sobre el tema y en estas escalas usamos resultados de investigaciones y de experiencias.

Cuando preguntamos a una persona si está estresada nos puede contestar SÍ, cuando es NO, y NO cuando es Sí.

Pero si preguntamos por sensaciones concretas, indicadoras de estrés podemos tener el dato que nos ayuda a comprender como profesionales y que nos sirve para ayudar a reconocer su estado a las personas a quienes estamos ayudando.

Con esta escala, en 5 minutos tienes el dato, de modo concreto y fiable.

¡Cuántas sorpresas nos llevamos en una evaluación cuando nos contestan a las mismas preguntas adolescentes o sus familiares y docentes! Parece que hablan de personas diferentes y no.

Es que lo ven diferente o quieren que nosotros lo veamos como dicen y no como es.

Estas escalas respondidas por una o un adolescente, padre o madre y tutores o profesorado, nos dan las claves para comprender el comportamiento y los sentimientos en situaciones sociales.

Para conocer que una persona vive con ansiedad excesiva, basta con observar su comportamiento. Pero para que ella se de cuenta de los indicadores de ansiedad que son señales de que “algo no va bien” la Emans es el espejo que nos ayuda a mostrárselo. Bueno… también nos guía para evitar sesgos cognitivos que como profesionales también tenemos.

Esta escala la usamos en todas las evaluaciones de adolescentes y personas adultas.

Los sesgos perceptivos y cognitivos nos pueden jugar malas pasadas cuando tenemos escolares, hijos o hijas con alguna dificultad. Nos enfocamos hacia esa dificultad y dejamos de ver potenciales extraordinarios u otro tipo de problemas.

La EMA-DDA resuelve este riesgo: en 10 minutos la cumplimenta alguien de la familia o el profesorado y ya está, tenemos el perfil de áreas de desarrollo óptimo y con dificultades.

La adaptación es una variable compleja que permite explicar múltiples dificultades emocionales y de convivencia. Pero qué entendemos por adaptación y cómo la evaluamos.

Después de múltiples pruebas de ensayo y error, un día encontramos la clave. Y así construímos la Escala Magallanes de Adaptación. Si haces evaluación con adolescentes y jóvenes es el instrumento que usarás en la primera sesión, y te sorprenderás al ver cómo les gustan las preguntas.

Afortunadamente, la Dra. Cerezo puso a nuestro alcance el test/sociograma BULL-s.

Cuando nos lo presentó, nuestra expresión fue: “los datos que da el BULL ya los conoce el profesorado”. La investigadora estaba segura que nos equivocamos, nos retó a probarlo y ella estaba en lo cierto: la información que se obtiene de todo el alumnado de una clase en una hora es imposible de conocer solo con observación natural durante el curso.

Sin rodeos: el test que no falta, cuando un profesional lo conoce. Los resultados de los estudios de validación nos hicieron emocionarnos. la utilidad práctica y la estadística coincidían.

Si trabajas en consulta, en selección de personal, o en orientación profesional, con  este instrumento podrás tener un perfil de actitudes de la persona que evalúas, en la primera sesión, incluso antes si lo solicitas on line. A partir de aquí ya no vas a ciegas sino que conoces las claves de su potencial y sus riesgos.

¿Qué caracteriza de manera esencial a nuestras Escalas Conductuales?

Cada instrumento incluye de manera concreta una definición operativa de la variable que evalúa, lo cual permite acreditar su validez de contenido y de constructo; aspecto éste que se encuentra ausente en la mayoría de las Escalas Conductuales ya comercializadas.

Todos los instrumentos aportan información concreta sobre las muestras de población con las que se han elaborado. Se describen sus características psicométricas y se aportan los datos que permiten asegurar su fiabilidad; aspecto éste que se encuentra ausente en la mayoría de los test ya comercializados.

Todos los instrumentos comparten un mismo modelo conceptual, por lo cual resulta muy fácil encontrar la congruencia entre los resultados de cada uno de ellos. Los test comercializados se basan en modelos conceptuales diferentes.

Las escalas conductuales aportan información detallada y amplia sobre las características de las muestras respecto de las cuales se proporcionan baremos, siendo todas ellas suficientemente numerosas para asegurar su calidad.

El software de corrección de estos test se proporciona libre de costes durante un período de 3 años, a diferencia de los que requieren un pago adicional por cada uso del test.

Protocolo Magallanes

Los Protocolos Magallanes ofrecen una solución segura y confiable para evaluar y abordar problemas en el desarrollo. Con una metodología vanguardista, garantizan una Valoración Individual y Contextual precisa.

La herramienta definitiva para el diseño de Planes de Intervención Psico-Educativa resulte una tarea sencilla, rápida y muy eficaz para el logro de los objetivos que se propongan.

¿Por qué elegir el Protocolo Magallanes?

  • Obtén medidas fiables.
  • Conseguirás información relevante.
  • Evaluación Integral en un tiempo breve.
  • Podrás responder a preguntas de docentes y familias de un modo concreto y preciso.
  • Diseñar Planes de Acción eficaces y coherentes con los resultados de una Evaluación Integral.
  • Aumentar la seguridad y confianza.
  • Ahorrar costes.